Un nuevo viaje con el mismo destino

Han pasado casi dos años y medio desde que regresamos desde Hungría con nuestro hijo. Nuestra experiencia ha sido hasta la fecha sumamente satisfactoria, tanto en cuanto al país elegido para el viaje de nuestra vida y sus autoridades, como en cuanto a nuestro hijo.

Nuestro amor por él y, lo más importante, su amor por nosotros, ha ido creciendo día a día. Mientras escribimos estas líneas está aquí, a nuestro lado, dibujando, porque le gusta estar en nuestra compañía.

Muchos dicen que segundas partes no son buenas, otros que son las mejores porque, si los hubo, puedes corregir tus errores o actuar de una forma más apropiada, “la experiencia, dicen, es un grado”, “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, pero lo cierto es que no todos los caminos, aunque sean de ida y vuelta son iguales.

Recorrimos un largo camino hasta tener al niño de nuestros ojos en los brazos y, ha sido tan maravilloso lo que hemos vivido en ese caminar y lo que nos está dado ahora nuestro hijo y sentimos, le estamos aportando nosotros a él, que hemos decidido repetir de nuevo.

Cuando adoptas a un niño no puedes iniciar un nuevo proceso o continuar el existente, hasta que transcurrido un año desde su adopción, nosotros lo tuvimos claro, inmediatamente y transcurrido el año, iniciamos de nuevo los trámites habituales.

Otra vez tocó acudir a la charla de la Xunta, otra vez recopilar toda la documentación y una vez más someterse a la entrevista para obtener la idoneidad.

Pasados dichos trámites, a día de hoy estamos a la espera de que nuestro expediente sea traducido y presentado en Hungría.

No podríamos dirigir nuestra solicitud a otro país distinto que no fuera el de nacimiento de nuestro hijo, el que nos ha dado lo que más queremos y el que tiene un sistema de protección de los menores admirable, que como hemos podido constatar directamente y en persona, vela por sus intereses y  los cuida. Hungría para nosotros es un país que dispensa no solo  buena atención y cuidado a los menores sino que además ofrece garantías a los padres, un país serio, responsable que, a nuestro juicio y por nuestra experiencia, debería ser un referente en esta materia.

Queremos con este post dar respuesta a algunas de las parejas o futuros padres que nos consultan sobre Hungría como destino para su solicitud de adopción. Nuestra experiencia ha sido excelente y por ello volvemos a dirigir nuestra solicitud a Hungría, si no lo hubiera sido o tuviéramos dudas, el país sería otro.

Deja un comentario